Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Avatar ^^
Mar Mayo 01, 2012 12:30 am por Bree Tanner Cullen

» Registro de Razas ^^
Mar Mayo 01, 2012 12:29 am por Bree Tanner Cullen

» Pide tu Facebook
Sáb Abr 21, 2012 12:52 am por Annabeth Chase

» Buenasss Soy Nuevaa x)
Dom Abr 15, 2012 9:50 pm por Bree Tanner Cullen

» Quien habla el ultimo... GANA!!
Dom Mar 25, 2012 1:15 am por Bree Tanner Cullen

» Confiesate!!
Vie Mar 02, 2012 9:51 am por Selena Gomez

» Mi Verdadera Mascara {Selena Gomez}
Sáb Feb 25, 2012 3:05 pm por Selena Gomez

» Besarías al de arriba??
Miér Feb 22, 2012 2:27 pm por Selena Gomez

» {Ficha de Sele}
Dom Feb 19, 2012 8:02 pm por Renesmee C.C. Vulturi

Staff

Como agua y aceite, blanco y negro [Leah & Kiane]

Ir abajo

Como agua y aceite, blanco y negro [Leah & Kiane]

Mensaje por Kiane Worlasky el Lun Ene 23, 2012 12:04 am

COMO AGUA & ACEITE- LEAH & KIANE
-Sabes que?, puedes irte al infierno, no puede importarme menos que es lo que hagas con tu vida- dije a mi madre mientras salía de la casa en el centro de la ciudad de cristal. Odiaba cuando mi madre me decía que hacer, no podía creer que aun me diera órdenes. Estoy de acuerdo en que es la líder de las Hadas, ok, eso lo entiendo a la perfección, pero tampoco era para que se lo tome muy enserio, hasta el punto de decirme que hacer con mi vida.

Le había gritado porque insinuaba que me casara con un Gnomo que ella consideraba “buen muchacho” y no lo negaba, el era divertido y carismático, incluso quizá algún día sin dudarlo estaría con el pero hoy no era el día, y mucho menos iba a obedecer a mi madre con algo así, hay algo que los humanos llaman decisiones, y yo no he tenido muchas a lo largo de mi vida, todas y cada una de ellas mi madre las toma por mi, eso tenía que cambiar aunque mis poderes dependieran de ello.

Salí de la ciudad de cristal por el transportador llegando al mundo humano, viendo a muchas mundanos caminar de un lado a otro. Desvié mi mirada a un grupo de chicos en patineta y a su derecha chicas maquillándose, se veían tan tranquilos, a veces deseaba ser como ellos, poder mentir. Yo al ser hada no podía mentir, podía decir la verdad disfrazada pero jamás mentir, nosotros no podíamos, no es que no quisiéramos, yo moría por mentir, pero no podía mi naturaleza no me lo permitía.

Y aquí va el otro problema, las sirenas. Mi madre odiaba a morir a todas las presumidas sirenas que existían en este mundo, yo en lo personal me había topado con pocas alrededor de mi vida y no me habían causado mucho daño, sin embargo mi padre murió en manos de una sirena y mi madre jamás perdonaría eso. Se supone yo debería sentir ese odio pero no era tan intenso, simplemente no las toleraba, era como un despreció hacia ellas pero no odio, yo no podía odiar, era demasiado “buena” para ello.

En eso sentí chocar con alguien, un chico de ojos azules, los cuales se posaron en mis ojos y aparté la mirada de el. Mis ojos cambiaban de color por ser hada, además cambiaban gracias a mis emociones y ahora no sabía ni como estaba.

-Lo siento- dijo el chico y yo levanté la mirada hacia aquel humano, alto y guapo, sí, el era un mundano demasiado guapo.
-A la otra podrías fijarte por donde vas- dije y me arrepentí al instante, aunque también me gustó como sonaba eso de “a la otra”, ya estaba insinuando que lo volvería a ver, y claro que lo haría, mi memoria no me dejaría olvidarlo nunca.

No esperé a que me contestara, simplemente me fui corriendo hasta un callejón y me senté cerrando los ojos y apretando los puños.
-Summerland…summerland…summerland- susurré y sentí como estaba en un lugar distinto, ya no estaba en el callejón, ahora estaba en una hermosa playa.. o lago?, no sabía ni que era, tardaría tiempo en averiguarlo.

Todo estaba de día, un hermoso sol y nuves de color azul, el agua se movía a ritmo de la corriente y el puente empezaba pero no se veía donde terminaba, todo era un misterio, no se veía ni el inicio ni el final de Summerland, era perfecto, un mundo más allá de los ojos humanos.

Imaginé una hermosa mariposa rosa y apareció frente a mi, sonreí a mis adentros, me iba a divertir mucho aquí, todo sería perfecto si no fuera por el olor que me llegó, y no cualquier olor, si no el olor de una sirena. Me di vuelta y efectivamente estaba una allí, frente a mi. No pude hacer nada más que cerrar los puños y hacer que la mariposa rosa se convirtiera en un cuervo negro.
avatar
Kiane Worlasky
Hadas
Hadas

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 22/01/2012
Localización : La ciudad de cristal o Summerland
Pareja : -----
Humor : Muy respetuoso, lindo y... serio.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como agua y aceite, blanco y negro [Leah & Kiane]

Mensaje por Leah Regan el Lun Ene 23, 2012 1:41 am

Estaba sola en mi casa; no era nada raro porque mi madre todo el día trabajaba y mi padre nos había dejado hace tres años; estaba en la sala rodeada de muebles y un silencio profundo, me paré del sillón y salí a la calle, me senté en la banqueta, el tránsito estaba bastante fluido el día de hoy, comencé a contar los autos de color azul ya que el color azul es mi favorito.

Me paré y caminé por la acera de la calle con la mirada fija en el suelo, no sabía qué hacer, tenía tantas cosas en la cabeza que quería expresar pero no había nadie que me pudiera escuchar, fui directo a la playa para meterme a nadar y aclarar mis ideas.

Al llegar a la playa estaba llena de gente porque era temporada de vacaciones, odiaba esta temporada porque había tanta gente en la playa y tanto ruido que no podía escuchar mis propios pensamientos. Mientras me abría paso entre la multitud, sentí una gran tristeza dentro de mí porque observaba a todas aquella familias juntas que jugaban, se reían y abrazaban; siempre me he preguntado lo que sienten aquellas personas, si algún día pudiera pedir un deseo, mi deseo sería poder tener una familia.

Quería desaparecer y olvidarme de todo aquello que sentía en este momento, llegué a la orilla del mar, entré en él y no tardé en convertirme en una sirena, nadé lo más profundo que pude intentando ahogar mis pensamientos pero no resultó nada bien porque casi no hay oxígeno en esta parte, lo único que podía hacer para aguantar la ausencia de oxigeno en el agua era meterme a una de la cuevas submarinas que había por aquí.

Fui directo a la cueva más cercana, era algo pequeña, pero con gran esfuerzo salí del agua y me senté en una roca que había ahí, todavía estaba pensando en todo aquello, lo único que podía hacer para no pensar en ello era perderme en un mundo que nadie conociera aquel que estuviera fuera de la realidad.
Cerré mis ojos y ante de quedar completamente inconsciente mis labios pronunciaron: -Summerland-.

Cuando desperté estaba en una maravillosa playa, con el agua cristalina; con la maravilla que tenía enfrente olvidé todo el tema de mi vida solitaria; me dirigía a la orrilla y salí del agua, esperé un rato sentada para secarme con el sol y que mis piernas volvieran, cuando eso sucedió me puse de pie e imaginé ropa para vestirme y no quedarme desnuda, luego caminé por toda la orilla imaginando flores que segundos después aparecían en todo el camino, ´me detuve un momento y enfrente de mis ojos aparecio una linda mariposa que se transformó en un cuervo negro, detrás de aquel cuervo estaba Kiane.

Kiane y yo jamás nos habíamos llevado bien porque su madre odia a nuestra raza por lo que una vez le sucedió, así que entre ella y yo había demasiadas indiferencias. Lo extraño era que ella estuviera aqui.

Nuestras miradas se toparon pero ninguna de las dos mostraba algún gesto que pudiera interpretar algo. No se porqué pero las palabras salieron de mi boca como una bala y no las pude contener: -¿Qué se supone que estas haciendo aquí?- cuando terminé de decir aquello su mirada se volvió recorosa pero no dijo nada, después de unos segundo se fue acercando al lugar en donde estaba sin quitarme la vista de encima.
avatar
Leah Regan
Sirenas
Sirenas

Mensajes : 34
Fecha de inscripción : 24/12/2011
Localización : cualquier playa
Pareja : Tyler Van Wood
Humor : agradable, divertido

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como agua y aceite, blanco y negro [Leah & Kiane]

Mensaje por Kiane Worlasky el Lun Ene 23, 2012 2:18 am

Desesperación, angustia, rencor, odio… todo eso sentía y podía notar que mis ojos cambiaban de color. Sentí el verde de desesperación llegar a mi mirada seguido del café de angustia, el vino de rencor y por último el rojo de odio, un rojo tan intenso en mis ojos que no lo pude parar. Mi madre tiempo atrás me había enseñado a controlar mis emociones para no hacerlas tan evidentes, pero con una sirena así de cerca era imposible, las odiaba a todas y cada una de ellas.

Mis ojos regresaron a su rosa “natural” y pude distinguir a la sirena, era Leah. No sabía mucho de ella y claro no podrían importarme menos las sirenas, mi madre las odiaba y eso era todo lo que necesitaba para odiarlas igual, por más enfadada que estuviera con mi madre ahora, le daba la razón en odiar a las sirenas, nunca se iría aquel odio ya era natural.

El cuervo voló, yo lo dejé hacerlo, lamentaba que mi rencor lo hubiera transformado pero no podía hacer más. Imágenes de mi padre vinieron y luego aquella sirena sonriendo de malicia con mi padre entre sus manos. Brujas, todas son unas brujas. Pensé mientras me tensaba de pies a cabeza, las emociones volvían a invadirme y si no me controlaba las cosas acabarían peor que mal.

Mi mirada se topó con la de ella, sus ojos tan …. Bueno, omitiré eso. Me quedé seria con la mirada aun en ella, no estoy segura de porqué no podía pronunciar siquiera una palabra, quizá por el echo de que no merecía ni siquiera escuchar mi voz, ella no tenía derecho a tener ningún contacto conmigo. A veces podía ser muy egoísta, y ahora era un momento demasiado egoísta, podía ser mala, rencorosa o bastante mala onda pero jamás sería irrespetuosa. Por más que odiara a esa sirena no podía perder la compostura, no me bajaría a su nivel, no debía hacerlo.

Escuché las palabras que salieron de su boca, y yo lentamente caminé hacia donde estaba con la vista fija en ella. Rencor, todo en mi mirada era rencor pero no podía perder compostura… no puedo. Pensé y bajé la mirada un poco. No debía hacer nada idiota, nada que nos metiera en más líos, nada de nuevas peleas entre nuestra razas, no podía decir nada que un impulso me obligara a decir, tenía que reprimir todas y cada una de las groserías que querían salir por mi boca, todas las lagrimas que querían salir al recordar a mi padre, todos los sentimientos los dejé encerrados y mi mirada de hizo más fuerte e inexpresiva.

-Buenas tardes señorita Regan-
dije sin prestar atención a su comentario anterior. A veces por mi edad sonaba como si tuviera más años, pero muy en el fondo si tenía mis 17 a más no poder. –Summerland no es de nadie, estoy aquí porque necesitaba tiempo lejos de mi hogar- dije y me maldije a mi misma, odiaba no poder decir mentiras, siempre la verdad salía de mi boca y eso lo odiaba bastante, claro que no lo odiaba cuando podía decir la verdad para herir- Te preguntaría que haces aquí, pero sería inútil- “ya se porqué estás aquí” concluí la frase en mi mente.

Fui hasta la orilla de la playa y pensé en quitarme las botas, pero 2 segundos después ya no las tenía y sonreí por las grandes cosas que se podían hacer aquí, maravilloso y simplemente perfecto, pero en manos equivocadas summerland podía ser la gota que derramaría el vaso.

-Summerland fue creado hace años por un grupo de Hadas- comencé a decir sin mirarla pero viendo más allá del mar. Yo estaba entre ese grupo de hadas, yo había sido la oráculo que había profetizado la existencia de este lugar- Al entrar a una cueva un grupo de humanos entró por error a summerland y se quedaron viviendo aquí para siempre, destrozaron summerland y sólo este pedazo quedó- dije refiriéndome al espacio donde nos encontrábamos- Los humanos recibieron su merecido siendo transformados en sirenas y tritones, la peor abominación de raza que podría existir- la miré- te preguntarás porque te digo esto, no eres bienvenida aquí, ni tu ni tu raza y lo sabes- regresé mi mirada más allá del bosque- si lo sabes ¿Por qué te has arriesgado a venir aquí?- pregunté mientras hacía que un delfín saliera y entrara al mar dándome una hermosa vista.


avatar
Kiane Worlasky
Hadas
Hadas

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 22/01/2012
Localización : La ciudad de cristal o Summerland
Pareja : -----
Humor : Muy respetuoso, lindo y... serio.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Como agua y aceite, blanco y negro [Leah & Kiane]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.